FranquiciArte

Sin duda, una idea brillante por la vinculación que con los recuerdos, sensaciones y el contacto con uno mismo implica. Una genialidad que quizá más de uno imaginó pero nunca hizo realidad. Así lo confirman las propuestas de otros emprendedores conscientes del éxito de este negocio.
Ahora, se cumple su deseo: COSQUILLEARTE comienza su expansión en 2012.

Dada la situación económica actual, es el negocio perfecto, una vía de autoempleo o inversión con garantía de éxito. No precisa una elevada inversión y resulta rentable desde el primer día.
El cánon inicial de cesión de marca asciende a 9.900 euros. En cuanto al de mantenimiento, es de tan sólo 300 euros al mes –excluyendo el primero-. Se precisa un local, en un lugar noble de la ciudad, con elevado tránsito de peatones y una superficie mínima útil de 50-60 metros cuadrados.

En definitiva, un modelo sencillo que contará con la supervisión de los fundadores originales. Ellos formarán al equipo porque hacer cosquillas parece fácil… pero las más adictivas y envolventes sólo llevan su ‘copyright’. Les posibilitarán usar su atractiva marca por los plazos que contractualmente se establezcan y les prestarán asistencia técnica en los protocolos exclusivos así como en las cuestiones relativas a la atención al público e imagen del local (ambiente, decoración, etc.).

Es decir, en cada uno de los pilares fundamentales para convertir el centro en un auténtico rincón de bienestar, desconexión y calma. Sin pasar por alto el asesoramiento en métodos organizativos y campaña de comunicación y difusión del nuevo establecimiento en su provincia y a nivel nacional e internacional, gracias a nuestra propia agencia de relaciones con los medios, AIRESNEWS COMUNICACIÓN.